total parcialidad

¿hay algo?
¿algo?
¿qué hay en tus manos?
¿te vas a acordar de mí, viendo las sombras? ¿de la orilla del mar, los cangrejos? ¿del vino en cataratas? ¿de la risa, las almohadas, la música y san telmo? ¿nuestras manos, del pánico pegado a la paz? ¿del jengibre? ¿de la sarna, los ñires? ¿la prisión (mis ojos como golpes)? ¿y del llanto, la sed, la carpa y la luna insoportable, llena? ¿qué recordarás de la pereza infinita que tanto alimentamos? ¿de los toneles de noche? ¿de las charlas con los árboles? ¿de los dos borrachos? ¿de dylan en el taller? ¿de la gente, mirándonos?
es que aún no sé si hay algo. puedo recordar cada pregunta; matarme en litros de vino.
intento no entregarme; los sentimientos han llegado todos juntos. acechan al desaforado que habita en mí, pide un poco de encierro y abstención.
comprendo que lo mejor es no esperar un gesto de tu parte, porque lo que necesito está dentro mío, no dentro tuyo.
todo; vida, mundo, como quieras decirle a esto que siento entre el corazón y el ombligo, se me presenta mágico, misterioso, profundo, inabarcable. pasar los días llorando, o queriéndonos tan poco a nosotros mismos, es sin dudas una elección (una ilusión) tan real (tan falsa) como pasar los días no-haciendo.
aún te amo, con mucho de mi corazón. y me soy fiel, con todo, hasta la muerte.

2 comentarios:

Cíclopa dijo...

Creo que lo entenderás,

http://www.alrededoresweb.com.ar/secciones/cuentojul08.htm


Un abrazo,

Cíclopa

N.

楊承琳yaya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.