-ahora-
Como un montón de nada
Como una pluma
Caigo desde bien alto

-oficinista-
I
Quiero permanecer inmueble
Necesito diarios y horarios
Amo los embotellamientos delirantes
II
Deseo la caquita narcótica
No recuerdo el olor de la témpera
Ni mis pesadillas atascadas en la garganta

-oficinismo-
I
El culo de la raza huma
Donde el lenguaje toma ma
Donde el intelecto teje sus re
II
El ridículo y el apego
En mi coraza que ignoro
Allí habita la era moderna


-recuerdo a manera de abrazo-
I
Llevo en la sangre un atardecer
En Cabo Polonio tus ojos
Verdes reunidos con paciencia
II
Llevo en la sangre la evolución
De millones y la desesperanza
Necesito poco/tu mirada verde
III (hablamos)
La montaña acobija pequeños arrieros
Bajan los cabros/se lucen sin deseo
La quebrada es distinta desde el aula
IV
Llevo en la sangre fractal
El mismo sitio en la sangre
La canción aumenta entre todos
V
Nosotros/cada pedacito de cielo
tus ojos y la amplitud del pecho
Nosotros/lugares en los que estuve
VI
En la sangre túneles
Que brillan de tanto mirarte
Devoción de quien no se despide
VII
Madres que dicen nene de mamá
Novias que dicen nene de mamá
Serenos que se lastiman en silencio
VIII
Tu departamento tu perro
Tus ojos verdes
Recuerdo tu abrazo
XI
Uruguay el perro yo solo
La computadora absorbe el resto
El vacío en su mirada te extrañamos
XII
Se convierte en tren
En la sangre/tus ojos verdes
El crepúsculo que todos quieren ver

1 comentario:

Cíclopa dijo...

Nosotros, cada pedacito del cielo...


me gustó mucho leer este poema,

saludo.