...demo-nada...

Democracia: como si fuésemos cosas y punto, como si nuestros gritos no alcanzaran la eternidad, como si el silencio y los árboles no fueran amigos.

Democracia: ¿morirás auto fagocitada por el uniforme que cubre tu piel, por el casco que te cubre el cielo?

Democracia: La comunidad artificial es el opio de tus intelectuales. Papá murió, no sé si hoy; tal vez fue ayer. Llevále flores, pero esforzáte un poco para que esta vez no sean negras ni de plástico. Por favor mamá.

Ya sé que naciste en la hora menos precisa. Ya sé que una bandera yanqui flamea pegada a tu bandera. En dios confiamos, y sólo le pedimos; que sin indiferencia financie nuestros fores y crevroletes además de la guerra.

Y cuánto necesitamos transportarnos madre de la vida. Cuánto lo necesitamos.

En el misterio de las cuotas olvidaste a tu hijo en el horno, éste se ha quemado como se quema un pan. Ahora escribe.

Tus manos hacen burbujas.

El banquete es interminable; todo lo devoran tus ojos, tus ojos de carne buscan la carne antes que nada. No es hambre: tus ojos son los que comen. Tu estómago digiere cualquier estilo de fascismo, tu peluca rubia tapa lo que hace falta tapar.

Esta es mi voz, madre, somos parte del mismo cuerpo, respiramos juntos, democracia. Y la puta madre que te parió.

Voy vestido de gala a una fiesta a la que no fuiste invitada. Uso el smoking que me regalaste para mi cumpleaños 18, momento en el que me empadronaste y enseñaste a fagocitar al de al lado. Me explicaste que era mi obligación Ir a votar cada tanto, hacer la cola, el cuarto oscuro, ensobrar una esperanza-cara-cartel.
Y me dejaste nuestros compromisos.

Ahora que papá murió sólo quedamos nosotros; pero yo soy ciego de nacimiento (esas cosas de azar…) y a vos te han golpeado tanto que… ¿cómo haremos para caminar? ¿Vendrán nuestros amigos (¿quiénes?) a regalarnos sillas de rueda y bastones de braile, o tendremos que arreglarnos con que vayas al chino a hacer las compras gateando mientras yo intento acompañarte, entre resbalón y porrazo que me doy con las cáscaras de banana que tiran los que van delante nuestro?

Madre querida, nos han dejado solos, sí, y nos han engañado. Fuimos grandes otarios mamita, yo mejor te dejo, me voy al mar, a ver si oyéndolo encuentro algo más palpable que nuestro futuro.

Voy al mar porque de allí venimos. Voy al mar porque conozco demasiado estos cimientos de cemento tan duro, tan rígido como tu obediencia debida.
Me voy vieja, y no me apena tu soledad porque yo apenas puedo con mi pena solitaria.
Todas las viudas tienen derecho a renacer, así que reinvéntate, buscá nuevas formas, dejá lo que te sobre, hay un mundo afuera está esperándote, sí, a vos, y serás bienvenida cuando te animes a levantarte, a sanar las heridas, a comprometerte de manera genuina.

Los ciudadanos saben que hacen falta esclavos para que vos existas mami. Los esclavos no saben más que servirte.

Sin papá el tiempo, cada vez más rápido, siempre implacable, nos embestirá con su mecanismo hasta deshacernos. Y los esclavos y los ciudadanos serán iguales, y entonces ya nadie podrá diferenciar el séquito de la realeza, al simple bufón del refinado artista. No habrá “adiós nonino” porque no habrá quién lo escriba, pobre padre muerto. ¿Qué haremos sin su música? ¿Qué pasará? ¿Nos hundiremos definitivamente en esta ficción que inventaste para entretenernos, o saldremos a la superficie, a la realidad, a esta inseguridad de ser lo que queremos?

Tengo un montón de bellos recuerdos de vos junto a Padre, como cuando firmaron juntos no sé qué cosa. Lo anecdótico es lo de menos. Lo importante es que la nostalgia va muriendo, que la mar está calma; permanecer en democracia es un canto colectivo y nada más lindo que esta familia que somos. Esta familia global, madre, tan estética, tan sincera por momentos, tan rica en ideales y valores humanos. Esta familia sin comunidad, sin obra. Esta familia de obreros que buscan obrar con amor, de trabajadores que buscan trabajar con luz. Esta familia con frutos sin semillas, sentada delante pantallas totalmente planas.

Democracia: papá no está en el cementerio. Cuando el corazón se detiene, los gusanos hacen lo suyo y ya no queda lo que pensamos que queda. Son sólo cajones de madera. Tampoco quedan los espíritus flotando como fantasmas. Sólo estamos nosotros madre. Y tú me dejaste nuestros compromisos. Y yo me fui de donde soy.

3 comentarios:

- - - sensaciones - - - dijo...

paso, te cito, y no vuelvo

dijiste:

"Un pensamiento sabio no
se comunica con palabras."

y aca hay demasiadas, pero demasiadas, palabras

¡ya no quedan dudas!

"Un pensamiento sabio no
se comunica con palabras."

"...alta en el cieeeeeelo, un aguila guerrera... audaz se eleeeeeeeeeeva, en vuelo inmortal..."

Te queda linda la barba!
con cariño!

Cecilia Daniela Braghette dijo...

El sabio solo remite a la que le muestran, el artista mezcla lo que le muestran, crea o destruye, que importa ser sabio!

楊承琳yaya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.