a casi 3 años, hago público este texto escrito hace 1. Disculpen el bajón, la no-literatura...

“El oro suele traer disgustos incalculables
lo hace al hombre despreciable,
por causas que no me explico,
convirtiendo al pobre en rico
y al rico en un miserable.”
(Abalos-Valles)


La tragedia: hoy

Cromañón comenzó mucho antes de Cromañón. Tal vez el día en que ojos corruptos, ciegos por dinero, comenzaron a formar parte ineludible del ritual rockero. Rituales que dejaron rastros; si bien no fueron pocos, fueron aislados. Y el poder tiene los medios para borrar la sangre cuando se derrama aisladamente.
Cromañón fue un proceso lento, subterráneo. Nada que un billete no fuera capaz arreglar. Esa gente que espera todo el tiempo; incluso espera la invención del billete que devuelva la vida. Lejos, muy lejos, de hacer con su propia vida algo para cuidar a los otros.
Cromañón dio a luz una noche; encendió 194 vidas, tal vez de un solo chispazo.
Pero no parió sólo muerte; dejó muchas más mentes destruidas que cadáveres.
Un poco de cada muerto, en cada sobreviviente.
Sobrevivientes que escucharon, y esto me consta de boca de un sobreviviente, cara a cara a varios familiares de víctimas diciéndoles que ellos también son responsables, culpables, de que su familiar ya no esté en el país de la carne y el grano.
“¿Por qué vos te salvaste…y él no?”, les han dicho a los que sobrevivieron a la corrupción, a los que pudieron ser sus pibes.
Esa misma pregunta que deja sin dormir noches enteras al sobreviviente.
Los familiares creyeron, o creen, en su derecho a censurar al artista que clama por el país de la libertad. ¿Acaso estar implicado (directamente) en una tragedia da derechos nuevos, o diferentes?
Familiares que reemplazaron una calle por un altar.
Familiares que reemplazaron un títere por otro; ahora no tiene pelo, y sin embargo no tiene menos manchas en su currículum. Ni escrúpulos. Es, definitivamente, la misma cara de la misma moneda.
¿Acaso hay un altar en la comisaría donde Bulacio fue torturado?
¿Y en la Embajada de Israel?
¿Y en la AMIA?
¿Acaso se destituyó “al máximo responsable político” de estas tragedias, o lejos, muy lejos de eso, se lo re-eligió?
Tanto el altar como la destitución, me hacen creer en consagraciones de Cromañón. Y digo esto, porque si de algo se encargó Cromañón fue demostrar cómo las cosas se gestan subterráneamente, y tejen un trapo doloroso, sobre todo cuando se piensa en las cientos de formas que pudo ser evitado. ¿Por qué recaemos en los mismos “errores históricos”? Y lo digo, porque compruebo con tristeza la vitalidad de Cromañón hoy día.
Cromañon no murió, fue sólo un parto.
Que dejó muchos más hijos que muertos.
Parto que continúa demostrando la falta de compromiso de nuestros funcionarios, que conforman nuestro “democrático” sistema de gobierno (K:22%). Porque Cromañón sucede a diario en su expresión más vulgar; es decir las coimas, que (¡oh no!) siguen existiendo.
Por sólo poner un ejemplo que me tocó ver, puedo hablar de la gente colgada en los estribos de los trenes. Estación Constitución, una semana después de un caso, aislado, claro, de alguien que perdió la vida por viajar en el estribo. Es difícil decirlo, pero fue fácil verlo: a dos andenes del tren en que yo iba, gente en los estribos. ¿Acaso eso no es Cromagñón? La cuenta no es muy difícil: se trata de sumar. Uno más uno. Y pido al perdón al lector por hablar con tanta liviandad acerca de la muerte de otros, pero: si la gente se muere por viajar en el estribo, no es porque ignore que viajar en los estribos es peligroso. Tal vez sea porque está apurada por llegar a su casa, seguramente después de una larga jornada de explosivo trabajo. O, con mayor certeza, porque quien viaja en un estribo cree que nada trágico va a sucederle. Pero claro, suceden. Los trenes parten. Tal vez alguien esté muriendo por esto en este momento, y aún existen más chances de que alguien esté muriendo por causas igualmente evitables.
¿Acaso un hospital sin remedios no es Cromañón?
¿Un docente que pone plata de su bolsillo para poder dar clases no es Cromañón?
¿Acaso alguien duda, de que en esta época de progresismo, se está arancelando “encubiertamente” la universidad pública, de la que tan orgullosos estamos todos?
Pero ¿quiénes somos todos? ¿Quiénes somos nosotros, “todos los argentinos”, como le gustaba decir a diegote en su programa televisivo?
Los goles de Maradona se gritaron tanto en barrio parque como en lugano. Con igual fuerza. Tal vez con igual sentimiento. Y claro, en fiorito, en fiorito y en la quiaca…
¿Somos los que fuimos a la plaza a apoyar, casi felicitar, al gobierno de facto (y genocida) que mandó chicos recién salidos del servicio militar obligatorio, a una guerra que no tenía ni pies ni cabeza? ¿Los que gritamos los goles de de sangre? ¿Los mismos que 30 años después del 76´, vestimos remeras con la cara del Che, aunque nadie se pone, ni se pondría, la que él se puso en su momento?
No logro de mí ni una respuesta: ¿Somos los mismos que en el 2003 logramos que Macri, indiscutido cómplice de los milicos, fuera a balotage con quien finalmente fue el “máximo responsable” de Cromañón?
No discuto para nada lo importante que es la destitución como precedente: sí, puede remover de su cargo a quien no cumpla con sus responsabilidades políticas, y sin que dios se lo demande. Pero también se podría encarar, de una vez, el problema de fondo. El famoso por sus ausencia “proyecto de país”. Proyecto que nosotros mismos tenemos que hacer, o mejor dicho, hacemos o ignoramos a diario.
Gente paralizada, alienada, idiotizada, eso es Cromañón, eso somos. Exacerbación del vacío televisado, de la comida chatarra para pocos, de comida en la chatarra para muchos. Porque la absoluta incomunicación en la que estamos sumergidos, tiene que empezar a cambiar el miedo en educación, la información en acción, la cooltura en cultura.
Así, y sólo así, podremos reconocernos en algún futuro bien cercano.
Así, y sólo así, erraremos menos cuando digamos todos los argentinos.
Así, y sólo así: si aprendemos de nosotros mismos, pero más aún de los otros.
Siempre hay otro camino, sólo resta comenzar a transitarlo.
Esto no acaba, todavía no empezó.

6 comentarios:

la loca del pañuelo dijo...

acrobata querido, la verdad que se me lleno la garganta de lagrimas, me senti tocada en muchos aspectos, pero antes de contarte eso, quiero que sepas que hiciste lo que grandes escritores lograron en mi, esto es traducir en palabras mis sentimientos desordenados mezclados con certezas e idologias propias, mezclados con opiniones ajenas tambien que funcionaron de diparador. Gracias por eso, por plasmar en un escrito lo que siento en el corazon.
Particularmente yo, hay dos cosas que vivi que me hacen reflexionar asi, y no es por supuesto ser hija de la misma tierra. Lamentablemente con mi hermana estuvimos en la bomba de la embajada de israel, eramos muy chicas, yo tenia diez años y estaba leyendo el diccionario en frente a la clase cuando exploto el colegio. Y hoy con mucha algarabia pseudo irlandesa, nos ahogamos en la inmundicia ficticia que vomita borrachos un 17 de marzo,y me incluyo, nos ahogamos,,,, el ultimo san patrick que fui a festejar le dije muy enojada a una camara "no se olviden que hoy se cumplen 13 años de impunidad de la bomba en la embajada de israel" la cara del camarografo se transformo, pero los disturbios de un bufon entretienen mas al pueblo. nosotros nos autoimponemos "pan y circo",,,
Cromañon me paralizo, y me hermane con la causa por el simple hecho de sentirme una mas,por el simple haber rockanroleado, de haber callejeado, y de saber que podria haber estado ahi si hubiese pasado un año antes,el rock mi pasion adolescente lloraba lagrimas de sangre que supimos conseguir (como los laures, de que gloria?)
Despues amigos sobrevivientes, que se yo vivir desde cerca la destitucion de Ibarra y llegar a casa feliz y escuchar a mi viejo.... y reflexionar,, quisieron calmar a la bestia, y por lo que vivi ese dia algo los calmaron,,, destituyeron a ibarra y un monton de luchadores envainaron la espada , cuando en realidad es solo el principio,,, al fin y al cabo el viejo tenia razon era carne para apaciguar a la masa
y me despido con la frase de un dictador (lenin), q siempre la dicen mis padres no seamos "idiotas utiles"

El Varón de Bairesburgh dijo...

Cómo encontró un blog perdido en la selva informática? Cómo un buen texto de un suceso pasado no ha perdido vigencia en nuestros días? Cómo es eso de que pusieron molinetes en un club que ha de llamarse "amigos?

Gracias por la magia, poné 4 en la barrera, un beso a Jimena Míguez y un te quiero, gran amigo.

Rulos

El Varón de Bairesburgh dijo...

Gracias por el comentario, Acróbata. Usted sabe mucho sobre estos temas que involucran un ser supremo. Dónde aprendió tanto?
Quizás su viaje al sur esté en relación con este tema. Si encuentra una respuesta, no dude en contactarme. Soy discreto.

Un abrazo y un brindis por Maxi Quintana, te acordás??

acróbata dijo...

ja! maxi quintana, que hdp.
por supuesto que me acuerdo. bueh, al menos por ahora.
abrazo diegote.

cajadegoma dijo...

concuerdo, chino, en casi todo.

en la responsabilidad q tenemos todos por este accidente.

pero no en lo q respecta a la destitucion. es una locura avalar algo asi, en los tèrminos en los q sucediò.
no entra en mi cerebro la vision progresista de "sentar un precedente".
fue una forma de seguir descanzando nuestras responsabilidades civicas en el gran papi q es el estado.
algun dia deberiamos dejar de buscar explicaciones a nuestra intima culpa. dejar de transferirlas.
yo sabia lo q pasaba en los shows de rock.
y sin embargo hubiera seguido llendo.
esos pibes sabian q no se podia entrar con bengalas.
callejeros sabia.
chaban no se. no creo q esperara tal cosa.
ibarra tampoco.

en mi opiniòn nadie deberia estar preso.
ni chaban, ni callejeros, ni ibarra, ni el pibe q prendio esa bengala.

o estan todos o no esta nadie.

palabras mas, palabras menos, un accidente, una tragedia.
una desgracia absoluta q demosotro la pobreza ideologica e institucional de la politica argentina.

cromañon fue un caso de argentinismo en estado puro. hagamonos cargo.

Lau dijo...

Acrobat: espero que la primavera me traiga más de su literatura, que a decir verdad, ya la estoy empezando a extrañar...

abrazo.