china la angostura

voy a escribir mal y pronto. desprolijo. sabrán disculpar o dejarán de leer.
estoy harto de la historia con mayúscula; sólo voy para donde sople el viento. no sé ni quiero saber lo que hago. sólo sé...
durante el viaje de veinte horas pensé menos que un canguro, leí a henry miller, la ventana mantuvo a mis ojos contra el asiento, mi memoria le tomó recuperatorio a mi ansiedad.
el chico que llevaba la comida era tan atento que parecía amanerado. disfrutaba hondamente de servir al micro. pasó con caramelos, una bandeja con sanguches y dulzores varios, líquido: agua coca o sprite, merienda -café té o mate cocido- con algunos saladitos, un aperitivo de jerez y canapé, cena fría -papa hervida y jamón crudo-, agua coca o sprite, cena caliente -peceto con papas-, más y más líquido, postre al que después completaría con whisky o tía maría para ver la peli. con el sol, desayuno sumado a una masita seca y un caramelo.
-chevalier chevalier chevalier morrisey morrisey morrisey-
...había olvidado que en la primavera todos se enamoran... o ese es el mito. todo crece. tal vez sea un colgado o un loco, o quizá sólo esté actuando como consecuencia de los ciclos de la tierra... ahora no puedo escribir poesía, estoy en esos momentos donde entiendo cabalmente que ver la montaña con nieve es mucho más lindo que escribir sobre la montaña, o sobre la nieve, o incluso en la cima de la montaña nevada. además no hay muchas noticias en mi interior, prefiero llamar al silencio a ver si quiere charlar un rato. quiero aprender de él un par de cosas. espero que esto no ofenda ni preocupe a familiares ni amigos. de hecho yo pretendía de este blog un espacio para la literatura, para las creaciones de la mente. ¿o será que mi vida...?
no sé cuando empezó este viaje, de hecho ignoro si estoy viajando. no me pidan precisiones. hay algo de cierto en que la noche de buenos aires también me va a extrañar un poco a mí, como que también vuelvo aquí, a china...
ahora soy un poco más amigo de la ruta y el tiempo. hay un perro que ama jugar más que su propia vida y sale a saludarme cada mañana. jugamos.... permanezco lejos de mis cosas materiales. profesión: nula. estudio el trabajo y vivo en mi interior. intento honrar a mi padre y a mi madre, no deseo la mujer del otro, tampoco rezo, tengo un muerto de risa en el placard. estoy comiendo mucho pero sin gula: hambre, tengo mucho hambre.
hay nieves, aunque lleguen tarde a mi vida. hago menos ejercicio y fumo más de recomendado por los médicos. no pienso ir a votar lo recomendado por los medios. necesito de una radio con micrófonos, de la credulidad y el facismo. la maldad es bien fácil. no tengo sustento ni un plan para tenerlo. improvisar es la clave para multiplicar el desconcierto. mi deber es que los demás comprendan que la tristeza se debe al deber. que todos deben hacer lo que quieren.
por mi parte, voy confundido; enamorado, perdido. tengo más voluntad aunque menos gracia que un pato. tengo menos conocimiento que un árbol aunque sepa hablar. menos idea que los duendes (si existen, no encuentro ese que quiera hablar conmigo). si mi vida fuera la playlist del winamp, dedico este tema a todos los que me conocen.

6 comentarios:

Lau dijo...

estoy leyendo un libro de Tizón (otro más) que se llama "la belleza del mundo", allí el apicultor se enamora de una muchacha, cuya admiración por ella pasa por (entre tantas cosas) eso que dijo ud: mirar las montaña más que escribir sobre la montaña. Yo creo que hay momentos para todo, tal vez ud esté en uno de esos para nutrirse, literal y metafóricamente hablando. Aprovéchelo.
En mi opinión personal, le digo que el silencio a veces es un gran compañero, o tal vez yo lo necesite en demasía algunas veces, más de lo que mi apariencia deja ver. A veces, sirve para aclarar, nutrirse, tranquilizar la mente, descansar y volver al ruedo.

salutes acrobat, contenta de volver a leerlo.

El Varón de Bairesburgh dijo...

Seguro que el Acróbata que vuelva a Buenos Aires, cuando el tiempo lo disponga, será distinto al que se fue. Veremos a un tipo con más piruetas, esa materia prima que sólo te da vivir.
Qué lindo estar ahí, lejos de las 500 horas de trabajo diario, del delirio de las chicas jóvenes de Buenos Aires, del smog del obelisco y la melancolía del tango.
Es un tiempo de naturaleza (sí, viva), de silencios, de excesos y carencias.
Desafiar la vida moderna tiene su satisfacción. Espero que me cuentes más, no soy un duende, pero estoy para charlar con vos.
Un abrazo, amigo!

cajadegoma dijo...

entonces me alegro de conocerte, chino.

buen trip, no se en q latitud andaras.
aqui la ciudad sigue como siempre.

desde mi oficina cybertropical lluviosa, estatal, intima, escuchando un grupo q se llama Mogwai q no me alucina pero me entretiene cuando estoy medio choto, y me entero q hay gente violando a sus hijos, hombres golpeando a sus mujeres, referis bombeando siempre a los mismos

pienso:

no todo es culpa de los politicos corruptos.

el hombre es una mierda tambien.
y le falta autocritica.

quedate con la montaña, chino.
con spinetta y stevie wonder.

el perro mistico, la planta voraz y las ganas de escribir.

un abrazo.

acróbata dijo...

gracias a los 3!
me pone contengo llegar a mi casita cibernetica y tener sus devoluciones.
saludos.

camaleon dijo...

hola chino!


en la onda de querer darle su sincronía a todo, ayer entregué a mi amigo que quiere publicarme la versión definitva del poemario, que se llama playlist (que parte de la onda del delirio, pero con menos temas) un abrazo

se extraña mucho la fauna de buenos aires, aún no encuentro algo menos acartonado por acá, aunque los destellos coquetean por ahí

Alan Murray dijo...

Escribes muy bien muchacho.

Simplemente quería decirte que me ha gustado este texto y otro más.

Alan Murray